Cuba nunca renunciará a su soberanía ni al camino libremente escogido por su pueblo

f0021360El canciller cubano, Bruno Rodríguez, denunció este martes ante la Asamblea General de la ONU que los daños humanos por el bloqueo de Estados Unidos contra la isla crecen y su impacto resulta imposible de calcular, reporta PL.

«Son ya el 77 por ciento de los cubanos los que nacieron bajo estas circunstancias. El sufrimiento de nuestras familias no puede contabilizarse», advirtió en la plenaria de 193 países, que se aprestaba a rechazar por vigésima tercera ocasión consecutiva desde 1992 las sanciones aplicadas por Washington durante más de medio siglo.

De acuerdo con el alto funcionario, aunque los sistemas de atención social y salud en de la isla impiden la pérdida de vidas, el cerco provoca severas afectaciones.

Ninguna persona honesta, en el mundo ni en Estados Unidos, podría apoyar las devastadoras consecuencias de una política prohibida por muchas convenciones internacionales, incluida la de Ginebra de 1948 contra el genocidio, señaló.

Rodríguez precisó que pese al bloqueo y su impacto socio-económico, «nuestra cultura nacional, la educación y la garantía de derechos e iguales oportunidades nos permiten ser una sociedad instruida y solidaria».

En su intervención, el canciller también denunció el recrudecimiento de la unilateral medida, sobre todo en el sector financiero y su carácter extraterritorial, mediante la imposición de enormes e insólitas multas por 11 mil millones de dólares contra 38 bancos, por realizar transacciones con Cuba y otros países.

Asimismo, expuso los daños económicos de las sanciones mantenidas y endurecidas por 10 presidentes norteamericanos, tanto republicanos como demócratas, que alcanzan la astronómica cifra de un billón 112 mil 534 millones de dólares.

«Cuba nunca renunciará a su soberanía ni al camino libremente escogido por su pueblo para construir un socialismo más justo y eficiente, próspero y sostenible. Tampoco desistirá en la búsqueda de un orden internacional distinto ni dejará de luchar por el equilibrio del mundo», afirmó.

El canciller Bruno Rodríguez fijó la postura cubana en la plenaria de la Asamblea dedicada a debatir, por vigésimo tercer año consecutivo desde 1992, el tema de la necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por Washington a la isla durante más de medio siglo.
«Invitamos al gobierno de los Estados Unidos a una relación mutuamente respetuosa, sobre bases recíprocas, basada en la igualdad soberana, los principios del Derecho Internacional y la Carta de las Naciones Unidas», señaló en el foro.
Rodríguez manifestó la voluntad de la isla de relacionarse de forma civilizada con su vecino del norte, que mantiene el cerco sobre la mayor de las Antillas desconociendo el rechazo casi unánime de la comunidad internacional al mismo.
A ambos lados del Estrecho de la Florida, los pueblos de Estados Unidos y Cuba han tenido siempre profundos vínculos, precisó el diplomático, quien recordó que pese a viejas tensiones y los intentos de extremistas violentos y grupos terroristas de provocarla, no ha habido guerra, ni han muerto jóvenes norteamericanos en la isla.

«Aunque se le ha calumniado, Cuba jamás ha sido una amenaza para la seguridad nacional de los Estados Unidos y acoge hospitalariamente a los pocos norteamericanos a los que su gobierno permite visitarla», afirmó aquí.

Asimismo, el titular de Relaciones Exteriores mencionó sondeos de opinión y declaraciones desde diversos sectores de la sociedad estadounidense -políticos de diversas tendencias, académicos, empresarios, religiosos y ciudadanos- que abogan por el fin del bloqueo y la normalización de las relaciones bilaterales.

En su intervención ante la Asamblea, Rodríguez se refirió a otras muestras de la hostilidad de Washington, como la absurda inclusión de Cuba en su unilateral lista de estados patrocinadores del terrorismo internacional y el ilegal uso de tecnologías de la información como armas desestabilizadoras.

De acuerdo con el diplomático, la decisión de eliminar el cerco económico, comercial y financiero sería bienvenida a escala mundial y resultaría una influencia unitaria a favor de la paz y la solución pacífica de los conflictos y diferencias.

El Presidente Barack Obama tiene todas las prerrogativas constitucionales, sin ir al Congreso, para modificar aspectos determinantes del bloqueo e introducir una dinámica nueva y decisiva en la relación bilateral, advirtió.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s